Rutina de cuidado facial

Tu rostro es una parte importante de ti, es la parte que todos ven cuando te hablan, es parte de tu carta de presentación y es lo primero que ves cuando te miras al espejo.

Nos preocupamos porque mantengas tu piel del rostro cuidada y protegida porque es muy delicada, es por esto que te traemos una rutina:

1. Limpia tu rostro: En la mañana y en la noche tu rostro necesita limpieza. En la mañana tu rostro se ha regenerado pero también puede haber producido grasa que podría obstruir tus poros y causar acné; en cambio en la noche es muy importante que saques cualquier rastro de maquillaje y luego le des una lavada para evitar rastros de productos dañinos para tu piel.

Recomendamos un limpiador suave como jabón en gel para rostro graso o mixto y jabón cremoso para rostros secos.

2. Exfolia: El rostro también necesita exfoliación. Muchas veces nos salen granitos, sentimos la piel muy seca o al contrario, nos brilla por la grasa; probablemente sea porque tu piel necesita una buena exfoliación.

Para esto recomendamos un exfoliante suave, que te permita eliminar las impurezas y la piel muerta sin sentir que te irrita el rostro o te hace daño; máximo 1 vez a la semana según tu tipo de piel.

3. Hidrata tu piel: Ahora que tu piel está limpia pasaremos a un paso muy importante: hidratarla. Todo tu cuerpo necesita agua para sobrevivir pero la piel de tu rostro necesita más que eso ya que es muy sensible y está constantemente expuesta al sol y a otros productos de rostro.

Primero te recomendamos usar una crema para ojos según tu necesidad pues la piel de los ojos es más sensible y a la larga pueden producirse arrugas. Luego, aplica una crema de rostro según tu tipo de piel, siempre aplicando poca presión desde el centro hacia afuera y terminando con unos suaves golpecitos para mejor absorción.

4. Aplica bloqueador solar: El sol es un gran irritante y uno de los mayores peligros para tu rostro. No solo genera manchas en la piel, también envejecimiento prematuro. Busca un bloqueador solar que se adapte a tu tipo de piel con el cual te sientas cómoda para usarlo diariamente.

5. Hazte un facial profesional: La diferencia entre la exfoliación en casa y el facial profesional es inmensa. Si bien debemos eliminar las impurezas de nuestro rostro regularmente, el facial profesional permite atacar los problemas de la piel desde un grado más profundo, no solo en la superficie. Además, te aplicarán productos diseñados especialmente para tu tipo de piel o molestia en especial, de manera que puedes descansar un rato mientras te miman.

limpieza facial

Deja un comentario

¿Dudas o consultas? Chatea ya con un asesor